Por un poquito más de historia

Este viernes, desde las 17, el seleccionado argentino cerrará su participación enfrentando a Sudáfrica para emular el Bronce de 2007.
“El partido por el tercer puesto es como besar a tu hermana”, dijo Meyer, entrenador de los Springboks. Desde el lado argento, salieron a decir que no estaban para nada de acuerdo: que el duelo del viernes significa mucho.
Es que no es lo mismo ser cuarto que tercero. La historia argentina marca que cada pasito que se puede dar es importante. En el comienzo del Rugby Championship parecía una locura ganarle a cualquiera del hemisferio Sur. Cuatro ediciones más tarde, se ha vencido a dos de ellos y en muchos aspectos del juego, Argentina ya está en el mismo nivel.

0
El destino esta vez quiso que jugáramos por el tercer puesto contra el seleccionado de Sudáfrica. Gran equipo donde se inició el mito del seleccionado en 1965, donde Hugo Porta fue ovacionado en los 80 y donde hace unas semanas, el 8 de agosto en Durban, se logró un inmenso triunfo para agigantar la historia.

Los Hourcade llegan desgastados, con soldados caídos, otros muy cansados. Son muchos cambios. Nueve en total. También será la despedida de varios. Juan Fernández Lobbe, Horacito Agulla y Marcos Ayerza no se calzarán más la celeste y blanca. El duelo en el Olímpico de Londres será el cierre para una carrera impresionante que incluyó Bronce en 2007, varias tormentas y un final de ensueño. Tampocó continuarán Juan Figallo y Marcos Bosch: Chipi irá al banco mientras que el Chelo lo verá desde afuera por lesión. Ellos cinco seguirán su carrera en Europa y, a partir de 2016, es necesario ser parte de la franquicia de la UAR en el Super Rugby para integrar el seleccionado, al igual que lo hacen otras potencias (Nueva Zelanda, Inglaterra, Gales).

2
Será una nueva prueba. Una despedida en el torneo que jugaron su mejor rugby y llenaron de esperanza el alma de los argentinos. Totalmente incomparable con besar a una hermana.

Comentarios

Buscador de locales