El primer despegue

9 septiembre, 2015

Por Dot Baires Shopping

 Los primeros tres mundiales del seleccionado argentino fueron difíciles y no se superó la fase de grupos. En Gales 1999 dio un gran paso hacia adelante.

 

Corría el fin de siglo. La cuarta edición de la Rugby World Cup se organizaría en Gales, uno de los países con mayor tradición rugbística del mundo. El seleccionado argentino sufría alguna internas dirigenciales pero había una interesante combinación entre juventud y experiencia en el plantel.

 

r1

 

Pero dos semanas antes del Mundial hubo un sacudón: Héctor “Pipo” Méndez renunció a la dirección técnica de Argentina. Los jugadores trataron de convencerlo pero el hombre de Los Tilos optó por irse. El cargo quedó en manos del neozelandés Alex Wyllie.

 

No había mucho tiempo para reacomodarse y el equipo viajó al Viejo Continente sabiendo que tenía buenos jugadores y podía mejorar lo hecho en las anteriores ediciones (1 victoria en los primeros tres mundiales) pero la incertidumbre con el entrenador.

 

El debut fue con derrota ante los locales. Pero rápidamente el seleccionado argentino se reacomodó y obtuvo triunfos frentes a Samoa y Japón. Todo se definía en la última fecha ante Irlanda.

 

Y se dio uno de los hitos más importantes de la historia. El equipo batalló ante un durísimo rival, que por momentos intentó ensuciar el juego, y se llevó el partido por 28-24 con un try de Diego Albanese más una conversión y siete penales de Gonzalo Quesada.

 

r2

 

Jugadores con mil batallas como Pedro Sporleder o Gonzalo Camardón acompañaron a otros que ya hacían sus primeras armas en Europa como Agustín Pichot, Lisandro Arbizu o Mauricio Reggiardo y complementados  por los hermanos Fernández Miranda, los Contepomi, Ignacio Corleto, Albanese o el propio Quesada.

 

En cuartos de final el rival fue un poderoso Francia, que terminaría con el sueño argentino. Pero las semillas de algo grande estaban plantadas. Quesada fue el goleador de aquel Mundial y gran parte de ese plantel fue el que ocho años más tarde escribiría la historia más importante, tomándose revancha ante Francia. Pero esa es otra historia.

Comentarios

Buscador de locales