Alimentos para hibernar mejor

 

La temperatura viene bajando, y ya no se trata de algunos días de frío: nos guste o no, tenemos por delante seis meses que irán desde un leve fresco hasta un intenso frío antes de que volvamos a ver flores primaverales. Mientras tanto, el cambio de clima nos alerta: si queremos evitar resfríos y otros malestares, habrá que contar con un conjunto de nutrientes que nos mantendrán las defensas bien altas.

Prepará tu bolso de compras, porque cuando te tientes con estas delicias anti-invierno vas a salir a buscarlas para llevarlas a tu iglú.

1. Frutas y verduras

Mientras que de los vegetales de verano solemos comer los frutos, de los de invierno ingerimos las hojas, bulbos o raíces. Las frutas contienen carbohidratos, azúcares, potasio (que regula el equilibrio celular y la musculatura), magnesio (mantiene en forma los huesos, los dientes y el sistema inmunitario) y vitamina A (esencial para mantener saludables la vista, el cabello y la piel).

¿Qué frutas elegir?

– Naranja, mandarina, pomelo y limón: muy ricos en vitamina C y A, calcio, antioxidantes y fibra, sirven para prevenir y combatir resfríos y estados gripales. En especial el limón tiene muchas formas de uso sin perder sus propiedades.

– Uva: contiene vitamina C y E, y es excelente para la circulación.

– Manzana: gran fuente de hierro y fibras, también es ideal para hidratar el cuerpo (contiene 85% de agua) y mantener la temperatura corporal.

¿Qué verduras elegir?

– Verduras de hoja verde (brócoli, acelga, espinaca): contienen mucha vitamina C y enzimas que depuran el organismo.

– Tomate: en su parte interior contiene vitaminas C y E, que ayudan a eliminar toxinas.

– Papa: excepto que sea frita, aporta vitaminas, fibras, potasio y carbohidratos.

– Cebolla y Ajo: Antisépticos y mucolíticos, ayudan a arrasar con las bacterias y mantener nuestros sistemas respiratorio y circulatorio en plena forma.

– Zanahoria: su propiedad destacada es el betacaroteno, que mejora la piel al aportar vitamina A.

Couleur_Pixabay

Crédito de imagen: Couleur (Pixabay)

2. Pescado

Si las carnes rojas nos dieron muy buenos momentos en verano, es tiempo de darle lugar al otro grupo. El pescado destaca por ser uno de los pocos alimentos que contiene omega-3, muy benéfico para calmar inflamaciones. Se recomienda consumir pescado cuatro veces a la semana en época invernal.

StockSnap_Pixabay

Crédito de imagen: StockSnap (Pixabay)

3. Cereales y legumbres

Lentejas, garbanzos, arvejas, habas, arroz, avena -entre muchas otras variedades que podés conseguir en locales como Hausbrot– aportan una excelente cantidad de proteínas y minerales. Los estofados son una comida ideal para dejar salir tu creatividad en la cocina y unir todos los ingredientes que recomedamos. Y si te gustan las barritas de cereal, ¡te enseñamos a prepararlas fácilmente!  

ponce_Pixabay

Crédito de imagen: Ponce (Pixabay)

4. Pasta y huevos

El estrés es un factor muy influyente en muchas enfermedades, y cuando los días se ponen grises, naturalmente hay que hacer más esfuerzo para mantener la tranquilidad y el buen ánimo. Las pastas son una gran fuente de carbohidratos que brindan energía, y el huevo, especialmente su yema, tiene excelentes cualidades que incrementan la serotonina (hormona del bienestar).

Oldmermaid_Pixabay

Crédito de imagen: Oldmermaid (Pixabay)

5. Frutos secos

Sus colores son, de por sí, muy otoñales. ¡Bienvenidas las almendras, las nueces, las avellanas a nuestra dieta anti-gripe! Son fuentes de omega-3 y numerosos minerales, vitaminas y fibras. Una cosa es importante: aunque sean tan ricas que no podamos parar, tendremos que consumir poca cantidad por día (y bien frescas) dado que tienen muchas calorías.

alvaro jimenez_pixabay

Crédito de imagen: Álvaro Jiménez (Pixabay)

6. Infusiones y agua

Como en el frío no lo pasamos tan bien como los personajes de La Era de Hielo, recordemos lo importante que es ingerir bebidas depuradoras como el agua mineral, la limonada y, por supuesto, el té. Si lo querés hacer a tu manera con agua y algún ingrediente, te damos un dato: siempre poné el agua hervida en la taza y recién después agregá jengibre, limón o lo que te guste, ya que si los hervís junto con el agua pierden sus propiedades. Si te gusta tomarlo en hebras, en Tea Connection podés conocer distintas variedades de té orgánico. Esto nos ayudará a mantener nuestro organismo hidratado y con una temperatura saludable.

Unsplash

Algunos consejos más…

– A medio camino entre comida y bebida, una muy buena manera de consumir casi todos los alimentos mencionados en un solo plato, es la sopa. Podemos tomarla como entrada a una comida o como tentempié. ¡Pero atención! Es fundamental que sea casera y natural, ya que las del super contienen muchos conservantes.

– Aunque el frío suele darnos muchas ganas de dulces o un rico café, lo ideal en esta época es evitar azúcares, sodio, alimentos grasosos y bebidas estimulantes porque aumentan la ansiedad y el estrés, y esto es veneno para nuestro sistema inmunológico. En temporada fría te recomendamos reemplazar los dulces por las frutas secas, el azúcar por la miel y el café por las distintas variedades de té.

Si te interesa seguir sabiendo sobre alimentación saludable, en esta nota hay más. Ahora… ¡a encarar el invierno con salud de hierro!

Comentarios

Buscador de locales