5 tips para disfrutar las fiestas

21 diciembre, 2016

Por Dot Baires Shopping

Cuando llegan las Fiestas pareciera llegar también una especie de sentimiento de ansiedad por querer cumplir con todo y con todos. Tiene que ver por supuesto con balances, cese de algunas actividades, fin de clases, vacaciones que se acercan y la idea de “empezar la dieta”. Y, como si fuera poco, todavía te quedan pendiente los regalos de Navidad. ¿No es absurdo que en lugar de estar felices porque son tiempos de reencuentro estemos aturdidos por pensamientos que nos confunden? Es hora de sacar el pie del acelerador y empezar a valorar las pequeñas cosas para entender que somos muy afortunados. Es hora de sentirse liviano. Sí, livianos de remordimientos, de obligaciones y físicamente. Te pasamos algunos tips para que el día después de las fiestas amanezcas sintiéndote con más plenitud:

1. Perdonate: ¿No pudiste cumplir con la ensalada rusa porque te diste cuenta tarde que no tenés todos los ingredientes? ¿No tenés papel de regalo y ya cerraron las librerías? ¿Se partió el flan cuando lo desmoldaste? ¡No pasa nada! Cambiá la rusa por papa y huevo, envolvé tus regalos con el diario de ayer y decorá tu flan con dulce de leche. No hay que ahogarse en un vaso de agua. El enojarnos y empezar a justificarnos no sirve de nada y nos nubla cualquier idea para resolver con nuestra creatividad situaciones que en momentos parecieran ser el fin del mundo.

Thinking concept

Crédito de imagen: http://www.inicia.org.ar/blogs/

 

2. Poné tu mejor sonrisa: ¿Te enteraste que va a la cena de Navidad ese pariente que no soportás? Nada más saludable que sonreír. Está comprobado científicamente que incluso obligando la mueca de la sonrisa predisponemos nuestras emociones a vencer cualquier carga negativa. Si nos dejamos llevar por el enojo, la bronca y el resentimiento no hacemos otra cosa más que bloquear la energía, afectamos así nuestro sistema digestivo (nuestro segundo cerebro) y lo único que seguro nos llevaríamos de vuelta a casa es un dolor de panza.

risa

Crédito de imagen: TecnoXplora

3. Abrazá y mirá a los ojos: Puede sonar a cursilería barata pero es el momento (siempre) de soltar esas palabras que retenemos y tanto nos cuesta decir. A veces nos decimos cosas horribles, estamos cargados a 220 y nos desahogamos con nuestros incondicionales. Bueno, levantá tu copa y hacele saber que tus rabietas fueron sólo eso. ¡Sí! Miralo a los ojos y decile: “Te quiero viejo”.

abrazos monos

Crédito de imagen: TecnoXplora

4. Evitá la mezcla: El calor, la mesa repleta de manjares, la variedad de tragos para todos los gustos y el ánimo de “levantemos la fiesta” a veces hacen que nos descarrilemos. Si empezaste con cerveza seguí con cerveza. Si vas a cambiar de bebida, por ejemplo al champagne, antes procurá beber un vaso de agua por cada vaso de cerveza. Así con cualquiera de los tragos que hayas elegido. Más vale medirte y no sufrir de una fuerte jaqueca el día después. Y nunca, pero nunca, te olvides de acordar antes de empezar la noche quién será el conductor asignado.

295305

Crédito de imagen: El intransigente

5. Llevate un tupper: No hace falta darse una gran panzada. Si la mesa está cargada y cuando llega la hora del postre todavía las bandejas están a medio llenar… ¡Compartamos! Después de todo ¿quién quiere cocinar el día de Navidad? Si cada familia lleva un recipiente, se puede distribuir en partes iguales las delicias degustadas para contar con el almuerzo el día siguiente.

tupper

Crédito de imagen: http://blogs.uab.cat/laaventuradelestudiante/comer-de-tupper-

Comentarios

Buscador de locales