Fragancias para relajarte

¡Cómo está la calle! El canillita te pregunta si viste las noticias, vecinas en la verdulería cruzan un “che, la cosa está difícil…. como para no, ¿viste lo que pasó?” Y vos lookeada para ir a trabajar querés que no te afecte desde temprano. Entonces empezás tu rutina con auriculares puestos, tu canción preferida y respirás profundamente. Va pasando el día, tachando de tu “calendar” todos tus compromisos, obligaciones y pendientes. Volvés a tu casa entre tráfico, personas que van y vienen, bocinas, ruido… ¡Querés llegar! Finalmente te ves en el espejo y te decís: “necesito regalarme un tiempo para mí”.

La realidad es que a pesar de que muchas veces no lo creas o pienses que no es así, podés dedicarte unos minutos al día. Ya habrás escuchado la famosa frase de cabecera de una Señora con mucha experiencia: “Como te ven te tratan”. Le vamos a dar la derecha a ella porque está comprobado, según estudiosos de miles de universidades y según unos cuantos artículos que leés a diario en las redes sociales (y si pedimos que que levante la mano quién no los ha leído alguna vez te aseguro no vamos a ver ninguna arriba), que una persona con el alma liviana, que ha podido liberar tensiones y que se ocupa de su bienestar, luce indefectiblemente mejor.

hans_pixabay

Crédito de imagen: Hans Pixabay 

Una buena manera de empezar a ocuparse de nuestro bienestar es aromatizando los ambientes con olores que transmiten armonía y tranquilidad. Los aromas tienen un gran efecto en nuestro estado anímico y en los recuerdos. Nuestro cuerpo genera endorfinas cuando estimulamos el olfato con aromas que nos gustan y esta es sin dudas la finalidad de la aromaterapia: ayudarnos a entrar en armonía. Entonces, ¿cómo funciona? Lo que nuestro cerebro percibe a través del olfato, lo sitúa en planos sutiles (percepciones espirituales), y equilibra nuestra energía.

Existen distintas formas para obtener los beneficios de la aromaterapia, como por ejemplo: baños de inmersión, duchas, paños humedecidos, cremas, inhalación, evaporación, entre otras. Por lo general las recetas son más fáciles de lo que uno puede imaginarse. Basta conocer para qué sirve cada hierba y cuáles son las cualidades curativas de las mismas. Vas a usar de dos a cuatro gotitas de esencia, dependiendo la técnica que elijas: para la evaporación podés usar un hornito (a vela o lámpara) y de 2 a 3 gotitas mezcladas con una cucharada de agua.

devanath_pixabay

Crédito de imagen: Devanath Pixabay

Te damos un listado con algunas de las esencias más comunes:

Lavanda: elimina los dolores de cabeza y las tensiones. Mejora el sueño y los bajones anímicos. También podés usarla para repeler insectos.

Romero: activa el sistema linfático. Es muy útil para la bronquitis, el asma y los resfriados.

Menta: especial para aliviar el cansancio mental. Alivia el estrés nervioso y las palpitaciones.

Limón: es astringente y antiséptico. Si lo usas en baños de inmersión es estimulante y refrescante.

Jazmín: un antidepresivo natural. Alivia tensiones musculares y problemas  menstruales.

Canela: disminuye el cansancio. Famosa por sus propiedades afrodisíacas.

6

Crédito de imagen: Boayurveda Esencial

Podés también incorporar en tu rutina diaria el uso de cremas, difusores, jabones y aromatizadores, que tienen en cuenta en sus composiciones los beneficios y propiedades de las distintas esencias. Podés encontrar estas y muchas otras fragancias en Universo Garden Angels de Dot. ¡Que las disfrutes!

Comentarios

Buscador de locales